¡¡A ESTUDIAR Y A LUCHAR POR LA LIBERACION NACIONAL!!
   
  DE FRENTE Resistencia Estudiantil
  REFORMISMO ARMADO
 

TEXTO TOMADO DE EL PERIODICO "EL SOCIALISTA" Nº 637  ver http://www.elsocialista.org/

Opinión

Las Farc: Reformismo armado y terrorismo

 
“Para nosotros el terror individual es inadmisible precisamente porque empequeñece el papel de las masas en su propia conciencia, las hace aceptar su impotencia y vuelve su ojos y esperanzas hacia el gran vengador y libertador que algún día vendrá a cumplir con su misión”
León Trotsky
 


La publicación Cuadernos para el Diálogo en su número 36, editada en diciembre de 2008 publicó una extensa entrevista con Alfonso Cano, actual comandante de ese grupo guerrillero. En dicha entrevista reitera el viejo programa reformista, a nombre del cual han realizado una, tan larga como inútil, lucha guerrillerista.

 

Una plataforma reformista

Las FARC, siempre aparecieron ante los jóvenes y los luchadores del movimiento obrero y popular como los más radicales e intransigentes, pues se dedicaron a echarle tiros al régimen, a realizar atentados terroristas y a secuestrar, entre otras muchas personas, a algunos políticos. Pero detrás del ruido de la dinamita y el humo de la pólvora lo que siempre se ha escondido es un programa profundamente reformista, un método totalmente ajeno al movimiento obrero y al marxismo y, de conjunto, una política genuinamente stalinista.

En la entrevista concedida por Cano, éste vuelve y reitera el viejo programa de la FARC.

 “Los objetivos de justicia social, soberanía nacional y democracia avanzada en marcha al socialismo que levantamos desde el primer día se mantienen vigorosamente vigentes….”.

A renglón seguido afirma:
“En el camino por alcanzar nuestro sueño de igualdad social como consecuencia de profundos cambios, transformaciones, grandes desarrollos y participación popular masiva y muy activa, hemos propuesto una plataforma bolivariana para un nuevo gobierno, con objetivos que posibiliten la reconciliación de la familia colombiana y la reconstrucción del tejido social sobre nuevas bases:

• Una fuerza pública fundamentada en los principios bolivarianos de nunca utilizar sus armas contra el pueblo.
• Participación democrática a nivel nacional, regional y municipal en las decisiones estratégicas que afecten a cada nivel.
• Parlamento unicameral.
• Independencia en la elección de los organismos de control institucional así como en la integración de las altas cortes.
• Los sectores estratégicos de la producción deben ser propiedad del Estado. El énfasis económico se hará en la producción y en la autosuficiencia alimentaría.
• Quienes más riquezas posean mayores impuestos pagarán. El 50 por ciento del presupuesto nacional se destinara a lo social y el 10 por ciento a la investigación científica.
• Tierras productivas para el campesinado con grandes incentivos y ayudas.
• Estrategias para mantener el equilibrio ecológico.
• Relaciones internacionales bajo el principio de la no intervención de fuerzas extranjeras.
• Legalización de la producción y comercialización de la droga con estrategias de sustitución de cultivos.
• Respeto a los derechos de las etnias y las minorías.

La prioridad de esta plataforma son los acuerdos de paz”.

Es imposible por problemas de espacio referirse a ella punto por punto. Nos limitamos a unos comentarios globales.

A las FARC, el régimen, la prensa burguesa, la intelectualidad democrática y los intelectuales amigos del stalinismo, las han hecho aparecer como la izquierda radical e incluso como voceros del marxismo. Pero no hay nada más falso y mentiroso. Son una organización, en su dirección y cuadros fundamentales, de raigambre stalinista.

Basta, dejando a un lado su trayectoria histórica, echar una mirada rápida a su Plataforma. Uno de los propósitos es la reconciliación de la familia colombiana; familia colombiana que no existe; lo que existe es una sociedad desgarrada por las diferencias de clase y por la lucha de éstas: una burguesía y unos terratenientes voraces y represores, incondicionales del imperialismo norteamericano; una clase obrera y un campesinado sobreexplotado y oprimido, y una juventud excluida y golpeada de manera especial por el desempleo y la pobreza. Ni una sola palabra contra la propiedad capitalista, ni siquiera el propósito de expropiar a los terratenientes para entregarle la tierra gratuitamente al campesinado pobre, lo único que plantean es un capitalismo de estado (sectores estratégicos de la economía en manos del Estado). Por ninguna parte aparece la clase obrera como el centro de sus preocupaciones, tampoco la necesidad de destruir el capitalismo para reemplazarlo por la sociedad socialista y mucho menos la prioridad de luchar incansablemente por que la clase obrera se organice políticamente en su propio partido. Todos los puntos de la plataforma se dirigen a introducirle reformas al sistema capitalista en lo económico, en lo social y en lo político; el socialismo está formalmente planteado para un futuro incierto.

 

El guerrillerismo
Para luchar por un programa enteramente reformista, plantean un accionar basado enteramente en el guerrillerismo y las acciones terroristas, que descansan en la falta de una clase obrera realmente revolucionaria, que expresa la desconfianza en las masas, explota las debilidades de éstas y la ausencia de fuertes sindicatos y organizaciones políticas anticapitalistas. Realizan acciones inocuas en relación al sistema, el capitalismo colombiano a pesar de los atentados y secuestros, sigue funcionando como antes; para lo único que sirven estas acciones es para llenar de justificaciones al régimen para intensificar sus labores policíacas y de represión a las luchas obreras y populares.

El guerrillerismo durante cuarenta años ha ganado para una lucha totalmente equivocada a miles y miles de jóvenes obreros, campesinos y estudiantes. Ha conducido al sacrificio inútil a la inmensa mayoría de toda una generación de luchadores. Con su accionar le ha causado un daño inmenso a la clase obrera, a los trabajadores y al socialismo. Actos dinamiteros en lugar de organización de las masas, secuestros y atentados en lugar de movilización, explosiones en lugar de barricadas. Ya es hora de que los luchadores obreros y populares rompan definitivamente con el guerrillerismo y dediquen todas sus fuerzas y energías a organizar a los trabajadores y las masas populares en un fuerte partido socialista, para movilizarlos por millones contra el imperialismo norteamericano, el capitalismo y el gobierno de Uribe.
Hermes

 
 

El Stalinismo fue una corriente política surgida y conformada al interior de la URSS en la década del 20, una poderosa y tenebrosa burocracia que cabalgando sobre los éxitos de la Revolución Rusa y el retroceso del proletariado, se apoderó del Estado y del Partido Bolchevique, impuso un régimen basado en el terror, exterminó físicamente a todos los dirigentes revolucionarios compañeros de Lenin y de Trotsky, asesinó a éste en 1940, y condujo con su política reformista y oportunista, todo el proceso que concluyó con la desintegración de la URSS en 1990. La recuperación del movimiento obrero a nivel mundial y en Colombia pasa por la derrota política del stalinismo. Este es el peor enemigo interno que tiene el socialismo, el marxismo y la democracia obrera.

 
  VISITANTES 53255 visitantes (180575 clics a subpáginas) EN NUESTRA PAGINA COPY LEFT LIBRE CIRCULACION  
 
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=
NOS VEMOS EN LA LUCHA DIARIA POR CONSTRUIR UN MEJOR MAÑANA PARA TODOS Y TODAS.....SALUD!!!!!!!!!